• Quality

Cuando contratar los proveedores de una boda (Parte 2)

Continuamos con la segunda parte de cuando contratar los proveedores de una boda. La primera parte la podéis ver aquí.


DIEZ MESES


¿Os vais a ir de luna de miel? ¿En qué fecha viajaríais? Quizá tenéis muy claro cúal sería vuestro destino ideal. Puede ser que queráis un viaje más sencillo o que, por el contrario, queráis viajar a la otra punta del planeta. 


Diez meses es el tiempo ideal para comenzar a visitar las agencias de viajes que tendrán todas las opciones posibles para hacer que vuestro viaje sea el esperado.


¡Tened siempre en cuenta que estación del año es antes de decantaros por un destino!



DE NUEVE A OCHO MESES


¡Qué comience la búsqueda del vestido y del traje! El vestido de la novia suele ser más difícil de escoger que el traje del novio ya que hay que visitar tiendas o un atelier. Aunque no tengáis claro qué concepto de vestido queréis, a partir de las visitas irá fluyendo y encontraréis el adecuado para vuestro evento.


Lo ideal es empezar a mirar el vestuario con 9 meses de antelación. Puedes quedar prendada/o del primer vestido o traje que te pruebes o puedes llevar 20 y que aún no te haya convencido ninguno. 


A la vez que comienzas a elegir el vestuario, se empezarán a mirar pequeñas cosas de decoración. Ir pensado en los detalles que se darán a los invitados, mirar tiendas que se dediquen a ello, etc.


SIETE MESES


Ya va quedando menos para el tan ansiado día. Con siete meses, recomendamos contactar con unas cuantas floristerías. Las dedicadas al arte floral suelen ser las más especializadas en todo tipo de eventos, con mención especial de las bodas. Hablar con la floristería supone desprenderse de un montón de preocupaciones. 


Aquí podrás contratar los centros de mesa según tu gusto. Si la ceremonia es civil, cabe la posibilidad de poner un arco decorando el lugar de celebración, tanto mesas como sillas. Si es religiosa, tendréis que decidir la decoración de bancos y del centro de la iglesia. 


Si no os gustarán las opciones que os facilitan, existe la posibilidad del alquiler de mobiliario para las diferentes zonas.


Además, es el momento de elegir una de las cosas más importantes, el preciado ramo de la novia.



DE SEIS A CUATRO MESES


¡Es hora de escoger vuestras alianzas! ¿Oro blanco, oro, plata? Os toca visitar unas cuantas joyerías para decidir cuáles serán las alianzas que os unirán para siempre.


Además, debéis escoger cúales van a ser vuestras invitaciones de boda e ir entregándolas en mano si es posible. Lo normal, es realizar esta acción lo más próximo posible a los cuatro meses.


DE TRES A DOS MESES


Los últimos meses cercanos a la boda se utilizan para ultimar detalles como pueden ser la decoración, los complementos, zapatos o lencería, escoger el maquillaje y peinado, tener ya encargado los detalles de los invitados, disfrutar de la despedida de soltero/a…


UN MES ANTES DEL DÍA B


Los nervios ya corren por vuestras venas. El último mes es cuando se deja ya todo zanjado. 

Una vez que tienes una lista definitiva de invitados, hay que entregarla, junto al plano de las mesas, al restaurante. 


Asimismo, debéis realizar la última prueba de vestuario, ultimar pequeños detalles con el lugar de celebración tales como la elección de una estación para el cóctel, comentar alguna sorpresa para la pareja durante el evento o bien solucionar cualquier duda que siempre surge en cualquier boda.


¡LLEGÓ EL DÍA!


Para finalizar veréis que el dia B, y tras un año planeando un montón de visitas con los proveedores, ha pasado volando. Si lo preparáis todo con suficiente antelación, no sentiréis esa sensación de ahogo.



Intentad siempre no dejar muchas cosas para después ya que, todo se acaba juntando.

Y pensad que una dedicación plena como la que habéis realizado meses antes para la preparación de vuestra boda, sólo conlleva una cosa más…


¡Disfrutad al máximo del día y sonreír hasta que no podáis más!

0 vistas