• Quality

Por qué elegir una finca para tu boda en Cantabria

Habéis decidido dar el gran paso, pero... ¿qué conlleva la organización de una boda?

Cuando hacemos alusión al término boda, existen miles de palabras asociadas: catering, damas de honor, decoración floral, detalles, tarta.... Una de ellas (y puede que la principal en cuanto a comenzar con la preparación) es el lugar de celebración.

El 60% de las parejas hacen primar el sitio y, en función de la disponibilidad, organizan todo lo demás. Es decir, prefieren adaptarse en día si es el sitio que les gusta.

Uno de estos lugares con encanto que actualmente más demanda tiene son las fincas, lugares que te permiten realizar la ceremonia civil y el banquete en el mismo sitio. Siendo ésta una de las principales razones de por qué elegir una finca para tu boda.

A pesar de ser una de las principales motivaciones a tener en cuenta a la hora de la reserva del lugar de celebración, os detallamos algunas otras:

  • SITUACIÓN Y ENTORNO

La versatilidad del emplazamiento de las fincas permite la creación de varios espacios dentro del mismo recinto. Es decir, se pueden establecer diferentes zonas dependiendo de las necesidades de cada evento.


Por lo tanto, la ceremonia civil, la zona del banquete y la zona de “fiesta” no tienen por qué acontecer en el mismo lugar, lo que permite una mejor preparación a la hora de organizarlo. Además, al tener varios espacios activos, cada invitado puede elegir el sitio en el que estar.


Lo que hace especial a nuestra finca La Isla es, sin duda, el entorno característico en el que se encuentra, ya que cuenta con unas vistas extraordinarias a La Playa de la Arena. Por el contrario, si lo que buscáis es un paisaje natural, nuestra finca La Real Labranza de Villasevil os ofrece la oportunidad de celebrar vuestra boda en pleno corazón del Valle de Toranzo.



  • PRIVACIDAD Y EXCLUSIVIDAD

Otras de las razones de por qué elegir una finca con un espacio de estas características son la privacidad y la exclusividad, dos de los principales elementos demandados en este día.


En muchas ocasiones, si el establecimiento elegido es un restaurante, nos encontramos con algunas condiciones tales como: “el salón quedará dividido por biombos y ustedes contarán con una de las partes”, lo que conlleva que el día de vuestra boda tengáis que compartir vuestro espacio con otra celebración.

En el caso de nuestras fincas, existe la posibilidad de que encontréis tanto exclusividad como privacidad en vuestro gran día. Creemos que si algo tiene de especial este día es poder compartir la emoción y la alegría con vuestros seres más queridos, por lo que dicha opción es una elección necesaria.

  • DECORACIÓN

Otro de los puntos de por qué elegir una finca para tu boda y hacer que cada celebración sea especial y única es la decoración.

Hoy en día, gracias a las redes sociales, se ha puesto de moda que, si no está publicado en internet, no ha pasado, por lo que dicho día se busca que el evento sea comentado, que sea compartido, pero, sobre todo, que la gente sepa lo felices que estáis y pueda coger ideas para su gran día. Es por eso, que la decoración toma especial relevancia.

En nuestras fincas, la decoración corre de vuestra cuenta. Es decir, podéis crear un entorno singular con aquellas flores que os regalasteis cuando apenas os conocíais, o con aquella fotografía en grande de aquel viaje que tanto os gustó y que repetiríais una y mil veces... Estaremos encantados de que llenéis la finca con miles de vuestros recuerdos, aunque os ponemos una única condición... que a pesar de todos los existentes, creéis muchos más, todos felices, para poder seguir compartiéndolos.



Estas son, sólo, algunas de las principales razones de por qué elegir una finca para tu boda en Cantabria, pero nunca debéis olvidar que cuando encontréis el lugar lo sabréis.

Cuando entréis en ese sitio y os veáis recorriendo ese pasillo que lleva hasta vuestro futuro. Cuando os veáis brindando en aquel rincón por todo lo que vendrá. Cuando os veáis llorando de felicidad en aquella esquina por un discurso improvisado de algún espontáneo. Cuando os veáis bailando hasta el amanecer con dolor en los pies que no sentiréis hasta el día siguiente... Cuando todo esto ocurra, no lo dejéis escapar, agarraos a ese sentimiento y dejadlo fluir.

Por nuestra parte, estaremos encantados de que alguna de nuestras fincas sea ese lugar especial, pero si no os transmite ese sentimiento, sed felices y disfrutadlo en cualquier sitio que sea el elegido, porque sin duda es un día para enmarcar.

38 vistas